¡Llegó la Primavera! y con ello nuestras clases se inundan de olor a flores frescas y césped recién cortado. Los peques se mueven al ritmo de La Primavera de Vivaldi y con su curiosidad, investigan libremente el espacio planteado para su aprendizaje.

En el primer ciclo de nuestra escuela infantil, nuestra metodología tiene un enfoque Reggio Emilia

Los espacios de aprendizaje que creamos para la investigación y el descubrimiento de los peques, son lugares seguros, atractivos, que les brindan la posibilidad de explorar, conocer e investigar, ya que el niño tiene la necesidad de conocer el mundo que le rodea y debe hacerlo a través de objetos comprensibles que pueda tocar, oler y chupar. Todo ello bajo la atenta mirada de un adulto que le cuida pero que también le deja hacer, le deja ser.

Permitir un desarrollo motor rico y libre, incide directamente en los demás ámbitos del desarrollo: en las emociones y afectividad, la comunicación, la representación… es decir, incide sobre su desarrollo cognitivo.

Los alumnos desarrollan todos sus sentidos:

A través del movimiento libre en un espacio seguro y bajo la atenta mirada de sus educadoras, los peques investigan el espacio a través de todos sus sentidos: el gusto, el tacto, la vista, el oído y el olfato. Han podido observar y sentir cómo el hielo está frío y poco a poco se va derritiendo, oler los claveles, las rosas o el césped recién cortado, bailar al ritmo de Vivaldi y sentir todas las texturas a su alcance.

Una experiencia 10, que hemos podido realizar gracias a la colaboración  e implicación  de las familias, nuestro equipo educativo y la floristería en Fuenlabrada Decano. Gracias por hacerlo posible una vez más.

Instalación de Primavera en la Clase de 1 Añito

¿Te ha gustado este post? Síguenos en Instagram haciendo click aquí