Igual que educamos a nuestros hijos en valores como el respeto, la igualdad o la solidaridad, es muy importante educar su paladar pues es la infancia donde se establecen los hábitos de vida, y si conseguimos que sean saludables, mejor repercusión tendrá en su salud a medio y largo plazo.

Las preferencias de ciertos sabores de los peques, juegan un papel importante en sus hábitos alimenticios y pueden afectar al estado nutricional. Pero ¿las preferencias son determinantes? No, ¡las preferencias se aprenden! En este artículo te explicamos cómo educar el paladar de tus hijos con la finalidad de que adquiera un gusto por la comida saludable y goce de mayor calidad de vida y salud.

Desde nuestro comedor escolar apostamos por una comida saludable, libre de azúcares añadidos, aditivos, conservantes ni colorantes. Comida 100% real, 0% ultraprocesada. ¡Ayúdanos desde casa!

¿Se pueden educar las preferencias alimenticias?

Educar el Paladar para una Vida SaludableIgual que aprendemos a vestirnos o lavarnos los dientes, aprendemos a comer. Lo primero que debemos saber es que las preferencias alimentarias se aprenden. Las investigaciones afirman que únicamente son innatas las preferencias por los sabores dulces y el rechazo por los sabores amargos y las sustancias que provocan irritación de bucofaringe (especies picantes, humo de tabaco, etc). Aunque, con el paso del tiempo podemos desarrollar preferencias por sabores amargos o picantes, por ejemplo. Entonces…¡¡eduquemos el paladar de los peques!!

En nuestro comedor escolar hemos visto cómo los yogures naturales sin azúcar, fueron echazados por los alumnos más mayores, acostumbrados a productos ultraprocesados con grandes cantidades de azúcar, hiperpalatables, y por el contrario muy bien acogidos por los alumnos más pequeños. La razón es muy sencilla: los más pequeños han probado desde el principio los yogures sin azúcar y no les ha resultado un cambio drástico de sabor, lo comieron así desde el principio y así lo siguen comiendo a día de hoy, sin ningún problema y con gusto. Desde nuestro comedor escolar, estamos formando generaciones que comerán de forma saludable en su etapa adulta, pues no tendrán esa necesidad de ponerle azúcar a todo.

Los padres tienen un papel fundamental en la educación del paladar de sus hijos y los primeros años son clave.

Es vital mantener el interés del pequeño ante nuevos alimentos, aunque, a decir verdad, a los 6 meses, ¡todos los alimentos son nuevos! A esta edad nos encontramos por regla general con que la comida despierta un gran interés en el bebé, y debemos utilizar este hecho en nuestro beneficio, exponiendo al niño al máximo de comidas o alimentos posible, respetando siempre los 3-4 días entre ellos, por supuesto.

No debemos limitarnos a ofrecerles siempre lo mismo de comer, si queremos que desarrollen un buen paladar. Sin embargo, es fácil que nos acomodemos y la dieta de nuestro pequeño se termine limitando al puré con pollo, ternera o pescado y la tortillita francesa o las típicas croquetas a la hora de la cena.

No podemos exigir que nuestro hijo coma bien si ofrecemos siempre lo mismo y no le damos la oportunidad de probar algo nuevo.

En nuestro comedor, vemos cómo muchos alumnos de la etapa de Primaria y Secundaria, tienen grandes dificultades para comer platos como por ejemplo, la berenjena, porque en casa no la suelen comer o directamente no la comen. Sabemos que nos costará tiempo, esfuerzo y trabajo, pero que con paciencia y más paciencia lo podremos conseguir. 

Tips para Educar el Paladar de los peques también desde casa:

  1. Plato sorpresa semanal: acotúmbrales a que prueben algo nuevo todas las semanas. Aunque a priori no les guste, ya tienen el sabor y la textura en su cerebro identificadas. También es bueno acostumbras a probar alimentos nuevos para tener una mente más abierta, y no caer en el “no me gusta algo” cuando ni siquiera lo has probado o interesado por ello.
  2. Haz la compra con ellos: pasead por el pasillo de frutas y verduras, escoged alguna que aún no conozcan para cocinarla juntos
  3. Involucra a tus hijos en la cocina desde pequeños: además de pasar un buen rato en familia, si tu hijo/a se ha visto involucrado en la comida que se va a comer después y le das importancia a este hecho, será más fácil que posteriormente se la quiera comer. Además, puedes ir explicándole los beneficios de cada alimento a la vez que los vais cocinando. ¡Seguro que le gustará la experiencia y querrá repetir! 
  4. Varía los platos habituales para incorporar nuevos sabores, por ejemplo; ¿quién dijo que las albóndigas solo se hacen con carne de ternera? hazlas con carne de pollo, cordero, pescado o soja.
  5. Platos de diferentes culturas: puedes aprovechar el plato sorpresa semanal, y que investiguéis juntos sobre una cultura y un plato típico para probar sus sabores.

Referencias: GuíaInfantil y Omonovo.

Nosotros desde el colegio, seguiremos enseñando los contenidos que marca el Ministerio de Educación, pero nuestro compromiso con una educación integral, va mucho más allá, y la educación nutricional es un básico en nuestro proyecto educativo. Todos aprenderemos a leer o escribir, pero…¿aprenderemos todos a comer correctamente para gozar de mejor salud y calidad de vida?

Colegio con Comida SaludableEn nuestro Menú escolar:

1. Todas las verduras frescas son ecológicas

2. Todas las frutas son ecológicas

3. Todas las legumbres son ecológicas

4. Todas las pastas son ecológicas

5. El champiñón y las setas son ecológicas

6. Menú libre de azúcares añadidos

7. No tenemos freidora y por tanto no tenemos fritos, salvo la salsa de tomate que se prepara en nuestra cocina

8. Los lunes no comemos carne. #LunesSinCarne

9. Los cocidos, lentejas y fabadas son con carne ecológica

10. Los huevos frescos son ecológicos

11. El yogur es natural y ecológico

12. Todos los arroces son ecológicos

13. El fiambre de pavo es natural.

14.  Las galletas del desayuno son ecológicas, sin azúcar y sin aceite de palma.

15. El pollo que consumimos es campero

16. Los productos son de nivel nacional, de cercanía