Hoy queremos contaros por qué implementamos el ajedrez, como actividad extraescolar en nuestro colegio. Las actividades extraescolares que ofrecemos, se eligen en función de lo que consideramos que va a ser más beneficioso para los peques en su tiempo libre. Nuestro objetivo es que se lo pasen fenomenal, desconecten de la jornada lectiva, y que al mismo tiempo, puedan encontrar pasiones. 

Encontrar hobbies a través de las actividades extraescolares

En nuestro caso, ofrecemos clases extraescolares tanto en horario de comedor, como en horario de tarde, después de la jornada lectiva.

¿Qué tipo de clases tenemos?

  • Extraescolares de ejercicio físico, como baloncesto, gimnasia rítmica, kárate, danza, patinaje, yoga, natación…
  • Extraescolares para desarrollar la creatividad: música, arte, teatro, taller de audiovisuales..
  • Extraescolares para desarrollar habilidades: ajedrez, robótica y programación (complementaria a la escolar), taller de cocina, mecanografía
  • Extraescolares de idiomas y estudio: escuela de idiomas (inglés, francés, alemán y chino) y estrategias de trabajo personal.

 

¿Por qué Recomendamos Ajedrez como Extraescolar?

Beneficios psicopedagógicos del ajedrez

ajedrez en PrimariaSe trata de un deporte bastante fácil de aprender hasta el punto que un niño cinco o seis años puede seguir sus normas y practicarlo. De hecho, es un juego que puede ejercer en el cerebro infantil una influencia similar al hecho de aprender a tocar un instrumento musical desde muy pequeño o estar en contacto con varios idiomas desde una edad temprana.

El ajedrez puede fortalecer y ayudar a desarrollar la concentración, la paciencia y la perseverancia así como impulsar la creatividad, la intuición y la memoria. Más allá de todo esto, es un deporte que lleva al jugador a desarrollar la habilidad de analizar situaciones y deducir acciones o desenlaces desde un punto de partida a través de reglas establecidas. Toda esta actividad ayuda al niño a aprender a tomar decisiones difíciles y a resolver problemas de manera flexible. Fuente: Blog by bollino

  • Desarrolla la capacidad de concentración, ya que esta capacidad es una de las más importantes a la hora del juego. El jugador debe enfrascarse de tal manera en la partida, que olvida el resto de su entorno mientras está jugando. La concentración es una habilidad clave para los estudios, realizar  todo tipo de tareas…, y por tanto, ayuda en todos los entornos de la vida del niño.
  • Desarrolla la inteligencia lógico-matemática y el cálculo mental, ya que jugando al ajedrez se activa la capacidad de análisis, asumiendo problemas, alternativas y resultados.
  • Mejora la memoria, ya que en el ajedrez es muy importante recordar los movimientos que tienen más probabilidades de éxito a través del ensayo-error y la experiencia obtenida en cada partida.
  • Estimula la creatividad, dado que el ajedrez activa las áreas del cerebro relacionadas con esta habilidad. Los problemas que se plantean mientras se lleva cabo una partida de ajedrez pueden ser resueltos mediante el análisis de éstos, pero también se activan los procesos relacionados con la intuición y la originalidad.
  • Promueve la toma de decisiones en distintas situaciones en las que el niño deba enfrentarse a lo largo de su experiencia y de su vida. Esto se debe a que el ajedrez establece unos valores determinados que si se interiorizan, darán lugar a decisiones más acertadas. Algunos de estos valores son: el autocontrol, el análisis y planificación, la previsión y capacidad de anticipación, así como las relaciones de causa-efecto.
    De esta manera, también desarrolla la inteligencia emocional de los niños al afrontar la toma de decisiones por ellos mismos. Fuente: PAI