En nuestra escuela infantil, nuestro proyecto educativo se basa en el aprendizaje experiencial, por eso  trabajamos a través de instalaciones artísticas y transformamos el espacio para provocar el aprendizaje a través del orden estético, y con una actitud lúdica.

Creamos un verdadero ecosistema lúdico, para provocar su deconstrucción y transformación.

En esta ocasión, hemos trabajado con los elementos del verano: playa, arena, conchas, caracolas, agua, gafas de sol, sombrillas, toallas, flotadores, bañadores…y contextualizamos el entorno para que a través del juego y la experimentación, los alumnos sean protagonistas de su aprendizaje. Aprenden y practican estructuras gramaticales tanto en castellano como en inglés, además de aprender nuevo vocabulario en ambas lenguas, de forma contextualizada.

Aprendemos a través del descubrimiento y nuestra interacción con el medio que nos rodea.

Puedes ver nuestra instalación del verano 2019 de la clase de 1 añito en el siguiente vídeo: