El aprendizaje colaborativo, fomenta el  trabajo en equipo y empodera a los estudiantes para adquirir la competencia de «aprender a aprender».

Esta metodologiá de trabajo, centra al alumno como único protagonsita de su proceso de aprendizaje. Los alumnos se reparten las tareas y aprenden a gestionarlas de forma colaborativa por equipos.

Nuestro Proyecto Educativo, está enfocado en formar personas resolutivas, adaptadas a las demandas actuales de la sociedad. Ante la obsolescencia del modelo educativo actual a nivel general en España, que plantea al docente como el único capaz de transmitir información en el aula, nosotros proponemos un modelo educativo más adecuado al Siglo XXI y la era digital.

El mundo laboral actual valora el trabajo en equipo y la colaboración entre trabajadores. Las empresas actuales son cada vez más horizontales y menos jerárquicas..

El modelo de aprendizaje colaborativo resulta ideal para formar a los profesionales que requiere el mundo laboral actual.

¿Qué conseguimos con este modelo de enseñanza?

  1. Autoconfianza: los alumnos se sienten capaces de aprender por su cuenta todo aquello que deseen. Darles el espacio para ser los protagonistas de su propio aprendizaje, les ayudará a tener una mayor autoconfianza y autoestima, al ver que lo consiguen.
  2. Independencia: fomenta la independencia del alumnado y aumenta la confianza con sus compañeros de trabajo
  3. Pensamiento Crítico: desarrolla el pensamiento crítico en los alumnos al tener que cuestionarse la veracidad de los datos que investigan.
  4. Responsabilidad: dota a los estudiantes de la responsabilidad de su propio aprendizaje y el de su grupo, lo que incrementa su nivel de responsabilidad.

Los alumnos de 1º de Secundaria, han trabajado en grupos con la metodología de aprendizaje colaborativo. Han investigado y aprendido por su cuenta sobre la prehistoria. Cada grupo ha elegido una etapa de la prehistoria. Han creado sus grupos de forma autónoma, dividido sus tareas, se han ayudado en las investigaciones, y finalmente han creado un pequeño mural o maqueta, que han expuesto de forma oral frente al resto de sus compañeros.

Este tipo de actividades, incrementan también la motivación interna de nuestros alumnos, y por tanto su rendimiento académico. Así como la competencia digital, la comunicación lingüística, el sentido de iniciativa y espíritu emprendedor, el trabajo de la oratoria, desarrollo de herramientas para hablar en público, técnicas de exposición, etc.

Aquí algunas imágenes de los trabajos expuestos en el aula: