En nuestra Escuela Infantil en Fuenlabrada, trabajamos a través de una metodología 100% activa y experiencial. Nuestros alumnos en el primer ciclo de Educación Infantil, aprenden a través del juego, de sus propias vivencias y no a través de fichas y libros de texto.

Por este motivo, los espacios educativos de estas aulas, están diseñados y enfocados a este objetivo. Cada elemento del aula, tiene su razón de ser en el desarrollo del niño.

El aula es un lugar de descubrimiento para los alumnos, un lugar donde aprenden a través de sus sentidos.

¿Qué características tienen nuestras aulas de Infantil?

  • Aulas con luz natural
  • Colores suaves y cálidos.
  • Espacio pespejado para promover la tranquilidad y concentración
  • Espacio amplio para trabajar en el suelo
  • Materiales colocados en sitios visibles y accesibles para los niños para formentar su independencia de manipularlos cuando sea necesario.
  • Los objetos y el mobiliario están adaptados al tamaño de los niños y a su altura para facilitar su autonomía.
  • Las cosas se encuentran al alcance de los niños, pues son para los niños.
  • Hilo radiante en el suelo para caminar descalzos. – Los niños deben sentirse como en casa
  • Áreas de trabajo individual y áreas de trabajo en grupo
  • Espacio de lectura
  • Decoración del aula con trabajo de los niños

Nuestras aulas están diseñadas para permitir que el niñ@ llegue a ser independiente.

Los objetos y el mobiliario están adaptados al tamaño de los niños y a su altura para facilitar su autonomía.

Alumnos de 1 añito. Los objetos y el mobiliario están adaptados al tamaño de los niños y a su altura para facilitar su autonomía.

Los materiales y el mobiliario son de tamaño infantil y se presenta de forma ordenada en estantes bajos, que son de fácil acceso para ellos. Cada bandeja, contiene varias piezas con una misma temática: naturaleza, juego simbólico,etc. Esto hace que los alumnos tengan más facilidad para transportarlo, encontrarlo y recogerlo, y además delimita el espacio de la actividad evitando que se disperse. De esta forma, además, desarrollamos el sentido del orden innato en el niño. Se enseña que cada cosa tiene un lugar al que debe regresar.

Dentro de este entorno enriquecido, la libertad, la responsabilidad, y el desarrollo social e intelectual florece de manera natural.

La iluminación del aula como gran espacio de trabajo, es natural, y en el interior, hay un predominio de colores suaves y espacios despejados que incitan al movimiento y a la cooperación. El lugar de la educadora, no ocupa un lugar central, y hay pequeñas disposiciones de mesas de trabajo despejadas , así como gran superficie  para sentarse también en el suelo a leer o jugar.