Hoy nos hemos despertado con una gran noticia. El Club de MalasMadres se ha hecho eco de nuestro menú escolar para que otros centros educativos tomen ejemplo y cambien sus hábitos alimenticios para una vida saludable. Es todo un honor para nuestro colegio, que un portal de referencia de este tipo, un club con más de 500 mil madres, de voz a nuestro proyecto.

Desde nuestro colegio queremos agradecer la labor de difusión tanto al Club de Malas Madres como a Nieves Horcajo de ColesyGuardes, ya que dar visibilidad a iniciativas como esta, conseguirá que otros centros tomen ejemplo y podamos ir poco a poco, hacia una sociedad mejor alimentada, con mayor conciencia nutricional para evitar así problemas de salud derivados de una mala alimentación, a medio/largo plazo, como la obesidad, diabetes, hipertensión…etc.

Como bien nos cuenta Marián García (Nutricionista), tan importante es la educación física a la que afortunadamente se da importancia desde el punto de vista educativo como la educación nutricional, que no ha corrido tanta suerte. Ojalá se le empiece a dar la importancia que realmente tiene, en todos los centros educativos.

Puedes leer por qué somos un colegio con comida saludable en este link.

Club MalasMadres Colegio Khalil GibranDesde nuestro colegio, queremos ofrecernos  para ayudar a todos los centros educativos que estén dispuestos a realizar un cambio en su menú y que necesiten guía en este proceso. 

Nosotros ya lo hemos implementado, y desde la experiencia os asesoraremos de forma gratuita en todo lo que necesitéis. #PorUnaEscuelaBienNutrida

¿En qué podemos ayudaros?

  • Sensibilización y concienciación de la comunidad educativa
  • Información a las familias
  • Formación del personal de cocina
  • Formación del personal de compras
  • Nuevo diseño de menús: sin azúcares añadidos,  alimentos de procedencia ecológica, alimentos de cercanía.
  • Trabajo continuo en contrarrestar resistencias al cambio

 

Si no conoces el Club de MalasMadres, pincha aquí. Si quieres leer el artículo, hazlo aquí: Comedor escolar, ¿Sí o no?