Los datos  apuntan a la obesidad en la infancia como el principal problema de salud de los niños en el mundo desarrollado. España, además, se sitúa entre los países europeos con mayor índice de sobrepeso en la infancia y la adolescencia.

La alimentación del niño hasta los 3 años es clave para su salud, además es la etapa en la que empiezan a establecerse los hábitos alimentarios que mantendrá durante su infancia y que garantizarán un crecimiento y desarrollo adecuados.

¿Cómo conseguir que coman verdura desde bebés?

  1. Comenzar cuanto antes: cuando se empieza con la transición a los alimentos sólidos, es el momento ideal para comenzar a normalizar el consumo diario de frutas y verduras. Nosotros recomendamos el método Baby Led Weaning, el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (AEPED) ha expresado su respeto y apoyo a este método de alimentación. Puedes leer más sobre este método aquí: Baby Led Weaning
  2. Dar ejemplo: si el niño/a ve que sus padres también consumen estos alimentos diariamente y que los disfrutan, ellos también querrán hacerlo.  Los padres son su referencia en la mesa. Los niños se fijan en los adultos y cualquier detalle puede ser determinante. Ellos lo adoptarán inmediatamente. Un truco puede ser motivarles cuando haya verdura en la mesa, al servirte y probarla digas “Qué rico está” “Me encantan las espinacas”. Los niños querrán imitarte y te sorprenderán un día diciendo lo mismo que tú.
  3. Añadir frutas y verduras a platos que ya sepas que le gustan.
  4. Dejar que los niños jueguen previamente con la comida incrementa las posibilidades de que la próxima vez, se la coma con más ganas.

Hoy, nuestros alumnos de la clase de 1 añito, han probado diferentes ingredientes y han preparado una ensalada. Al principio no a todos les ha gustado, luego, poco a poco y al ver que el resto de sus compañeros se lo iban comiendo y que sus profes también, han querido hacerlo ellos. ¡Muchos nos han sorprendido!

Han probado la lechuga, el atún, el tomate, el maiz, el queso fresco…¡¡les ha encantado!!

En las fotos iréis viendo la evolución en sus caras, desde que lo prueban en un primer momento, hasta que finalmente quieren comérselo todo.

¡Os animamos a hacerlo en casa! En el Colegio Khalil Gibran apostamos por ser, poco a poco, un colegio con alimentación saludable, libre de azúcares añadidos, grasas hidrogenadas, conservantes o aditivos.