En nuestra escuela infantil en Fuenlabrada, utilizamos una metodología experiencial y manipulativa. Esta semana, en la clase de 2 años, hemos estado trabajando el sentido del tacto y la vista a través de bolsas sensoriales, de colores.  Hemos podido mezclar colores y explorar, despertar la curiosidad, fomentar la creatividad e imaginación e incluso la concentración y relajación.

Una actividad sencilla que podéis realizar en casa con tan sólo bolsas de congelado y pintura. Permite a los alumnos no sólo pasarlo fenomenal, sino trabajar los sentidos mientras repasamos el color rojo y el círculo.
¡Hemos experimentado con una textura sorprendente y ha sido muy divertido!
Aquí podéis ver un vídeo de la actividad: