En la etapa de Educación Infantil, es muy importante aprovechar la capacidad y plasticidad del cerebro para conseguir un desarrollo óptimo en las distintas áreas, por eso, estimular a nuestros niños desde edades tempranas, es esencial para su desarrollo. 

Nosotros, como profesionales, somos los encargados de aprovechar la oportunidad del proceso de maduración de nuestros alumnos.

Aquí os hablamos de una actividad que estimula la concentración, atención y coordinación de nuestros alumnos: Los trasvases.

¿Qué son los trasvases?

IMG-20160217-WA0022Son ejercicios óculo-manuales, que están presentes en la vida cotidiana. Consiste en traspasar sustancias, verterlas, pasarlas de un recipiente a otro, para así desarrollar  la coordinación muscular, lo cual será de gran utilidad a la hora de servir alimentos, comer, o cualquier otra actividad diaria.

Los elementos traspasados pueden ser agua, garbanzos, judías, o cualquier otro objeto o alimento, pero es preferible comenzar con sustancias de mayor consistencia e ir gradualmente pasando a sustancias más finas según los alumnos vayan mejorando en su técnica.

Es preferible que los trasvases se realicen de izquierda a derecha, pues este será el orden que posteriormente sigan a la hora de aprender a leer.

 

Pasos a seguir:

Debemos mostrar al niño cómo hacerlo, y posteriormente invitarle a que lo realice.

Observamos su concentración, coordinación y repetición. Según vaya avanzando debemos proponerle nuevos retos e ir complicando la actividad. Podemos cambiar las sustancias por sustancias más complicadas: azúcar, harina, líquidos, o incluso cambiar el elemento del trasvase; cucharas, pinzas, esponjas, embudos…

 

¿Qué conseguimos a través de los trasvases?

. Desarrollo de destreza óculo-manual

. Coordinación muscular

. psicomotricidad fina (posteriormente nos servirá para la escritura)

. Trabajamos la atención

. Autonomía personal

Aquí podéis ver algunas fotos de la actividad en nuestro colegio en Fuenlabrada en la clase de 2 años.