En los primeros años de vida, la psicomotricidad juega un papel fundamental en el desarrollo del niño, ya que influye directamente sobre el desarrollo intelectual, afectivo y social.  A través de las clases de psicomotricidad en Educación Infantil, conseguimos potenciar coordinación y precisión de los movimientos.

Nuestra educadora Laura, quiere hacer de estas clases algo divertido que anime a los niños a moverse a través del juego, pues de esta manera, se trabajan todos los sentidos, el esquema corporal, el movimiento y el equilibrio.

En esta ocasión, la clase de 2 años, ha estado jugando al juego del laberinto. Consiste en tener que pasar por un laberinto creado con medias y globos de colores. Estimulamos su movimiento pues necesitamos mucha práctica para saber controlar bien nuestro cuerpo,por eso, son tan importantes este tipo de actividades.

 

Aquí os dejamos unas fotos de la actividad. ¡Qué actividad tan divertida!

Conoce más sobre la importancia de la psicomotricidad aquí.