El proyecto educativo que seguimos en nuestro colegio en Fuenlabrada, va en contra de la incoporar uniformes escolares.

¿ POR QUÉ?

Razones Pedagógicas:Uniforme Escolar

1. Coacciona, dirige y limita la identidad de los niños.

2. Enmascara una realidad social, diversa y plural del entorno, de la vida real. No somos todos iguales, cada uno tiene su propia personalidad, y eso es maravilloso. Hay que educar en la diversidad, pues es una realidad.

3. Impone estereotipos de género. Niñas con falda ya sea invierno o verano. Sexista y anticuado.

4. Reafirma e Impone un orden jerárquico adulto. En nuestro colegio, el profesor es una autoridad pero jamás está por encima jerárquicamente.

5. No deja espacio para el desarrollo de la personalidad y la creatividad.

 

Muchos padres, nos comentan que para ellos sería mucho más cómodo traer a sus hijos con uniforme escolar, seguramente así sea, pero por el contrario, estarían cortando las alas de sus hijos para moldear su propia  personalidad y elegir por sí mismos cómo quieren ser. Nosotros apostamos por la diversidad y entendemos que la diversidad se pierde cuando se obliga a los niños a vestirse todos igual. Pensamos que los alumnos que no llevan uniforme, aprenden antes a respetar las diferencias individuales y a entender la realidad.

Lorenzo García Aretio, decano de la Facultad de educación de la UNED y catedrático de la teoría de la educación y pedagogía social, argumenta en contra del uniforme ya que opina, que esta prenda “coarta la capacidad de autonomía del alumno” y además, “no existe ningún estudio científico que demuestre que el uniforme contribuya a un mejor rendimiento académico de los alumnos”.

niña con hulahopEn nuestro colegio en Fuenlabrada, educamos desde la libertad para fomentar un pensamiento libre, capaz de pensar por sí mismo. Queremos que nuestro alumnos tengan pensamiento crítico propio. Las mentes del mañana necesitan estar preparadas para innovar y pensar por sí solas. El uniforme va en contra de esta filosofía educativa.

Por estas razones, preferimos no disponer de uniforme escolar.  En cambio, en educación física sí utilizamos, por cuestión de rápida identificación a la hora de hacer salidas escolares (hacemos 3 en cada curso escolar, todas con un objetivo pedagógico concreto), ya que al ir todos de un mismo color,  identificamos a los alumnos más fácilmente y evitamos imprevistos.