El huerto escolar es un recurso educativo muy útil para centros escolares urbanos. A continuación daremos 5 razones para tener un huerto escolar en el colegio. No se trata únicamente de un espacio en el que cosechar lechugas y tomates, sino de un recurso que permite abordar diferentes contenidos del curso, para desarrollar capacidades en nuestros alumnos.

5 razones para tener un huerto escolar

En nuestro colegio en Fuenlabrada “Khalil Gibran” lo utilizamos como recurso didáctico desde educación infantil hasta los últimos cursos de educación Primaria y trabajamos con los alumnos contenidos tales como: La motricidad fina, la lateralidad, la observación e investigación, el trabajo en equipo, desarrollamos la socialización, el trabajo secuenciado y organizado respetando turnos, progresamos en la adquisición de hábitos relacionados con el bienestar, higiene y observación de su entorno físico y social, aprendemos a valorar el medio natural y su importancia en la vida humana, aprendemos la historia y origen de los diferentes cultivos e incluso al ser un colegio en el que trabajamos por proyectos, interrelacionamos conceptos de distintas materias: Utilizamos las matemáticas calculando superficies, pesos recolectados, número de frutos y en cursos más elevados realizamos gráficas sobre el tiempo, investigamos en internet sobre diferentes métodos de cultivo, hacemos mermelada, gráficos..etc.

 

Es por esto que nuestro colegio en Fuenlabrada dispone de un huerto escolar propio.

5 RAZONES PARA TENER UN HUERTO ESCOLAR EN EL COLEGIO

1) Posibilitan al alumnado experiencias con su entorno natural y rural. Los alumnos son mayoritariamente urbanos y el huerto les permite acercarse al mundo rural. Conectan la escuela con el mundo.

2) Crea hábitos de cuidado y responsabilidad medioambiental. La responsabilidad de los alumnos a la hora de cultivar su propio alimento les proporciona ilusión y aprendizaje.

3) Favorece la alimentación sana y equilibrada así como el consumo responsable. Al saber de dónde vienen los alimentos y  cuánto cuesta obtenerlos y el impacto tienen en el medio, es más probable que sean consumidores responsables. Se aportan valores de conservación y cuidado de la naturaleza.

4) Es un recurso Transversal. Aprenden ciencias naturales y sociales: Entienden mejor el mundo que les rodea. Entienden cómo funcionan los ecosistemas, de dónde y cómo crecen las plantas y cómo funciona el sistema alimentario mundial. Es un recurso pedagógico que engloba diversos contenidos de distintas materias,se experimenta la interdisciplinariedad, nada está incomunicado y todo forma parte de todo: el agua, el aire, el sol, la tierra, los alimentos que nos ofrece y nuestro esfuerzo al trabajarlo.

5) Fomenta actitudes de cooperación a través de las actividades que implican trabajo en equipo y respeto de turnos.

 

En nuestro colegio en Fuenlabrada, dirigimos el taller con los siguiente pasos:

Para empezar ponemos en la pizarra digital un vídeo explicativo de la actividad que vamos a realizar a continuación en el huerto. Después creamos un debate en clase y aprendemos sobre la historia, el origen e incluso formas de utilizar en la dieta la hortaliza que vayamos a plantar. Pinchando aquí puedes ver cómo recolectamos las verduras y hortalizas que plantamos.

plantando1 plantando2

Posteriormente vamos al huerto y procedemos por grupos a plantar lo que toque según la época del año. El profe Daoiz dice que en el campamento de verano, ya estarán listas para cocinar. Can’t wait!