Modificación de conducta sin castigar es lo que entendemos en nuestro centro como un método eficaz para la corrección de las conductas no adecuadas. En muchos centros educativos, se tiende a utilizar el castigo como método de modificación de conducta. En nuestro colegio en Fuenlabrada, la experiencia nos ha mostrado, cómo otras técnicas son mucho más eficaces y duraderas. En el colegio Khalil Gibran, corregimos las conductas no adecuadas sin incluir el concepto castigo.

¿Modificación de conducta sin castigar? ¿Cómo lo hacemos?niña se tapa los oidos

El ser humano desarrolla sus patrones de comportamiento en función de sus experiencias en el proceso de desarrollo, aprendizaje y maduración. En la etapa infantil, el niño va probando con diferentes alternativas de comportamiento, y en función de los resultados obtenidos, aprende a actuar de determinadas maneras. Si llorar funciona para conseguir lo que quiere, llorará. Si patalear funciona, pataleará. Los niños prueban al adulto, hasta saber cuáles son sus límites, hasta saber de qué manera pueden conseguir lo que quieren y una vez lo saben, repiten esa conducta siempre que quieren o no algo.  En muchas ocasiones, a los niños no se les enseñan otras alternativas de comportamiento y aunque reciban un castigo, no les han enseñado a actuar de otra manera, por lo que el castigo deja de funcionar. El pequeño sigue pataleando y llorando porque no tiene otra manera de expresar lo que quiere conseguir.

regañinaEl castigo permite extinguir una conducta de manera puntual, pero la raíz del problema no se soluciona. Son muchos los niños que pese a haber sido castigados por una conducta, siguen haciéndola cuando pueden o creen que nadie les ve. El castigo no provoca el desaprendizaje del comportamiento que queremos modificar, ni ofrece una alternativa más adecuada y ello hace que la conducta tienda a repetirse.

Además, castigar como medida habitual de modificación de conducta, provoca la pérdida de confianza y distanciamiento del niño en sus educadores y padres, haciendo más complicado el diálogo, generando rabia, ansiedad y daño en el autoestima.

 


 

En nuestra escuela Infantil en Fuenlabrada, conseguimos una modificación de conducta sin castigar a través del diálogo, el razonamiento, el cariño y la comprensión, ofreciendo conductas alternativas de comportamiento.


 

 

Hacer que el niño recapacite sobre lo que ha hecho, provocar en él un razonamiento y una búsqueda de alternativas conductuales. Hay que educar a los niños para que ellos mismos sean conscientes y responsables de sus actos, que se conviertan en personas autónomas que se respeten así mismas y a los demás. El diálogo con los niños, ayuda a hacerles ver que sus actos tienen consecuencias y a reflexionar sobre sus conductas para buscar alternativas de comportamiento.

 

¿Cómo puedo llevar a cabo esto en casa?Modificación de conducta sin castigar

  1. No prestes atención a su conducta no adecuada. De esta manera dejarás de reforzar esa conducta, ya que entenderá que no llama tu atención. Intenta esperar a que la conducta no a decuada cese y esté más tranquilo.
  2. Evita recurrir al castigo. Mantén la calma y procura que el niño haga lo mismo.
  3. Cuando el niño/a esté más calmado, habla con él. Ayúdale a reflexionar, pregúntale si sabe qué consecuencias tiene su mal comportamiento, hazle meditar sobre qué ha conseguido con esa actitud y si era lo que realmente quería conseguir.
  4. Proporciónale una educación emocional, que le permita ir más allá de la mera conducta.Ayúdale a darse cuenta de lo que estaba sintiendo, enséñale a identificar sus emociones.
  5. Ofrécele alternativas y ayúdale a pensar en  diferentes alternativas de comportamiento. Pregúntale ¿Qué otra cosa puedes hacer cuando…..? ¿Qué te parece si haces esto…..? Enséñale a aprender a pensar.
  6. Refuerza sus alternativas positivas. Cuando el niño/a realice una de las alternativas positivas en lugar de las negativas refuerza estas positivamente.
  7. El cariño, y la comprensión son pilares fundamentales para modificar la conducta sin utilizar el castigo y fomentar el pensamiento crítico.