El aprendizaje basado en proyectos o project based learning es una metodología educativa muy eficaz que consiste en enganchar al alumno en torno a un tema que le motiva y satisfacer su interés por explorar y aprender nuevos conocimientos. Consigue desarrollar en los alumnos las competencias clave en el siglo XXI. En nuestro colegio, trabajamos las competencias a través de los proyectos.En el aprendizaje por proyectos, los alumnos son protagonistas de su propio aprendizaje y el papel del profesor es de mero guía. Los alumnos son los encargados de planificar, estructurar y elaborar para resolver la cuestión planteada.aprendizaje por proyectos

En nuestro colegio en Fuenlabrada, situamos a los alumnos en el centro de su aprendizaje gracias a su planteamiento motivador en el que entran en juego la creatividad y la colaboración.

El desarrollo del aprendizaje basado en proyectos, empieza con una pregunta generadora. Esta no debe tener una respuesta simple basada en información, sino requerir del ejercicio del pensamiento crítico para su resolución. El método consiste en la realización de un proyecto, normalmente en grupo.

La motivación es el motor del trabajo por proyectos.

7 CONSEJOS PARA TRABAJAR POR PROYECTOS

1) Elegir un tema motivador: El tema puede partir de los alumnos o del mismo profesor. Es importante que el tema sea interesante para el grupo y les resulte atractivo

2) Generar preguntas y dudas. Elaborar una pregunta (driving question)  hacia cuya respuesta se dirija el trabajo

3)  Dar autonomía a los alumnos, que tienen que ser los protagonistas: opinan, eligen, investigan y toman decisiones. Investigan y analizan la información por su cuenta, sin necesitar del aprendizaje formal en el aula.Aprendizaje basado en proyectos

4) Incluir el desarrollo de las competencias básicas en el trabajo. Elección de las competencias que queremos que adquieran el alumnos durante el proceso.

5) Plazos y fases: Es importante dejar claros los plazos que se tienen en cada fase del proyecto; Investigación, desarrollo y exposición.

6) Revisión de trabajos y retroalimentación:  Es necesario enseñar a los alumnos a evaluar su propio trabajo tomando como referencia las rúbricas (la evaluación que utilizamos) para que tengan clara la meta final. Los alumnos pueden hacer intercambios de sus trabajos con sus compañeros y retroalimentarse mutuamente.

7) La actividad acostumbra a finalizar con la elaboración de una conclusión u opinión personal justificada. Esta conclusión es expuesta ante la clase, lo cual motiva a los alumnos a obtener un resultado satisfactorio y mejorar.

 

En 2017, metodologías como el aprendizaje por proyectos, el aprendizaje colaborativo, la educación por competencias o el aprendizaje basado en la resolución de problemas serán una realidad en las aulas. Esta es una de las conclusiones que aporta el estudio Perspectivas 2014: tecnología y pedagogía en las aulas, desarrollado por el Gabinete de Comunicación y Educación de la Universidad Autónoma de Barcelona y aulaPlaneta, que augura un cambio en la manera de enseñar en las aulas en los próximos cinco años. Nosotros ya estamos innovando, y los resultados son excelentes.